SERGIO MARCHI

UNA ENTREVISTA



Es uno de los periodistas más reconocidos del ambiente. Escribió unos cuantos libros acerca del mundillo del rock entre los que se destacan : “Pappo. El hombre suburbano”; “Room service: la escandalosa vida de las estrellas de rock”; “No digas nada : Una vida de Charly García” y “Roger Waters. Paredes y puentes : El cerebro de Pink Floyd” entre otros. Escribió y escribe en diferentes medios gráficos, actualmente lo hace en Radar el suplemento de Página/12. También hizo radio y al día de hoy sale con un programa por FM UBA 87.9 llamado Futuro imperfecto. Así, con algunas consignas más serias que otras, nos dejó sus impresiones acerca de la música y algunas demases yerbas.

Sos hijo de periodista y ejerces desde hace años, trabajaste en muchísimos y distintos medios… O sea que entiendo bien si pienso que desde muy pequeño tenías una perspectiva del periodismo y de su función… Esta claro que los años nos cambian a todos como seres humanos pero quería que me cuentes como afectaron esos cambios y la vida en la perspectiva a la hora de escuchar música para luego volcarlo en una crítica.

No, para nada. Y hasta te diría que soy nieto de periodista, porque por algún relato de mi padre, mi abuelo paterno trabajó en la administración de un diario. Pero a mí lo que me interesó fue la música, no el periodismo. Lo que pasa es que evidentemente traía algo en la sangre, que después se combinó con lo que era mi pasión y se convirtió en profesión.
El tiempo lo que te da es perspectiva y elementos. A medida que crecés, aprendés nuevas cosas y con esas nuevas armas batallás en tu laburo, si es que tenés pasión por él. Pero lo que hace la vida es ir dándote una posición; nunca pensé en términos de lo periodístico, sino de lo musical. Mis primeros estudios por fuera del colegio fueron inglés y batería. Es más: fui primero músico, después periodista. Cuando me hice “profesional” en el periodismo, ya tenía muchos años de escenario, de under, de tocar, ensayar e incluso trabajar como sesionista.

¿En qué estado ves la música? Es decir : ¿Se puede intuir hacia donde va? ¿Justin Bieber será el próximo héroe del Whisky?

Vos podés intuir hacia dónde va, pero de ahí a que se cumpla tu intuición, está la vida (y el canto). Hoy los límites se van borrando porque todo se mezcla, y la gente también mezcla. Hoy podés ver que hay grupos de rock influenciados por cantantes melódicos, que a gente de mi generación le producen urticaria. Y también hay influencias de lo étnico, del jazz, del tango, del folklore y del propio pasado del rock. Me tiene sin cuidado Justin Bieber y cualquier héroe del whisky. Si fuera por eso, cualquier borracho sería un genio. Y los genios lo son a pesar de sus hábitos nocivos.

¿La evolución con la inconstante edición se detuvo, de alguna manera?

No sé si entiendo la pregunta, pero creo que la evolución mutó. Con la aparición de internet hay tantas cosas que atender y está tan atomizado todo, que ya cuesta ponerlo en cajitas como antes: “Esto es punk”, “Esto es rock sinfónico”. Todo sigue evolucionando, pero no del modo en que nuestra generación (o al menos la mía) estaba acostumbrada.

¿Hubo alguna banda o solista que hace diez años te parecía un genio pero que hoy ya no está en tu discografía?

Eso me pasa todo el tiempo, pero tiene que ver con uno. Es difícil que tire un disco, por más que no me guste el artista; trato en todo caso de dárselo a alguien. Existe lo que se llama entusiasmo, que puede ser algo temporal. Y también pasa al revés: algo que no me gustó en su momento y que descubrí más tarde. Arco Iris me gustó de chico; después me parecieron algo anticuado. Y ahora, con el show de Santaolalla en el CCK, me dieron ganas de revisar esa discografía. Aunque lo que me gustó fue como el tipo reversionó su historia sin deformarla, ni traicionarla, ni buscar ponerle un toque actual o su emoción de hoy. Simplemente haciendo magistralmente bien sus canciones.

¿El vinilo volvió para quedarse? ¿O Simplemente volvió porque están en esto por dinero?

El vinilo volvió porque la gente lo pidió. Fue una necesidad de mercado. Algo que se abrió, como un nicho, y obviamente la industria intuyó dinero. Pero creo que partió de la gente, de pequeños grupos que se volvieron contagiosos. Pero no va a volver el esplendor del vinilo, por más que su rendimiento es sorprendente en todo el mundo. Hoy es un artículo de lujo. Antes, con dos guitas te comprabas un simple: era algo popular, de consumo masivo. Todo va hacia un lado “boutique”.

¿La música tiene que ser Rock, y nada más?

¡Noooo! Que a mí me guste el rock no significa que a todos los demás tenga que gustarle o que solo pueda existir eso. Sería un totalitarismo musical. Horrible.

¿Qué pensas de la cumbia? Por ejemplo Dick el demasiado

No sé ni qué es eso. Pensé que era un personaje de Peña. No me gusta la cumbia. Pero hay gente que hace cosas alucinantes con la cumbia, como Los Lobos.

¿Y el  futuro del rock Nacional?

No tengo la bola de cristal, pero se va a ir reciclando de a poco siempre y cuando el país mejore.

Los Beatles son los fabulosos 4, Charly es un genio y Nirvana revolucionó la música… ¿Como periodista cuanto de estas afirmaciones podrían reconsiderar a la hora de hacer una crítica?. Un ejemplo de esto es Brian Eno que para mí es uno de los grandes menospreciados de los 90s y sin embargo a U2 se le recuerda más por su música en los 80s que en los 90s… O se le recuerda más por un disco débil y que pareciera sin terminar como Passengers ¿Tu instinto para donde te lleva?

Ya del modo en que lo ponés, parece que hubiera una conspiración. Brian Eno no ha sido menospreciado, ni creo que nadie lo recuerde por Passengers. No hay que obsesionarse con lo que piensa la masa, sino equilibrar datos: el periodismo es equilibrio también. Contar las cosas con pasión y con verdad, no con fanatismo. Mi instinto me lleva a pensar que por algo Brian Eno llenó el lugar donde vino a dar una charla a Argentina y que hay gente que lo aprecia por su inteligencia. No es para las masas, pero tampoco me interesa tanto que las masas lo comprendan.

Por último : Tenes que ir a cubrir un concierto de Yoko Ono y Diamanda Galas cuál de los tranquilizantes utilizarlas para sobrellevar la velada? ¿Llevarías tranquilizante?

No llevaría tranquilizante e iría a ver las dos con mucho gusto. Para trabajar, no hay que “medicar” el estado de ánimo. ¡Es muy de caricatura eso del crítico con el frasco de pastillas para soportar un recital! Si no me gusta el recital, tengo que estar despierto para saberlo.



Muchas gracias, Sergio!

P.D.: La foto la encontré por internet...

Comentarios

  1. Gracias Juan!... Se vienen más notas... Así que estén atentos...

    ResponderEliminar
  2. Excelente...como te dije una vez y sostengo, sos muy autentico en lo que escribis....te puede costar una piña...ojo...jajaja

    ResponderEliminar
  3. Ja!... Gracias Marian pero no busco la piña, simplemente busco... Y Sergio Marchi tuvo muy buena predisposición...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

HERNAN GARCIA - UNA ENTREVISTA

GUSTAVO OLMEDO - UNA ENTREVISTA

CESAR FUENTES RODRIGUEZ - UNA ENTREVISTA