Entradas

MOTLEY CRUE – HOOLIGAN'S HOLIDAY (MOTLEY CRUE – 1994)

Imagen
Con una música sin matices pero efectista Motley Crue se las ingenió para llegar a millones de personas. Con canciones como Looks that kill, Smokin’ in the boys room, o el lento Home sweet home, buscaban alguna diferencia. Pero llegó el quinto disco “Dr.Feelgood” y consiguieron algo diferente y hasta con matices. Canciones de la talla de Dr. Feelgood, Kickstart my heart, o el lento Without you marcan una cima creativa. Todavía estaban más allá de los escándalos, más allá de Pamela Anderson, de las desproporciones de Tommy Lee y de la sobredosis de Nicky Sixx. El resultado final de estos y de otros masallases es que también hubo música en la vida en Motley Crue. Asi es que tuvieron que pasar algunos años hasta los escándalos se convirtieron en música. “Motley Crue”, finalmente,se editó en 1994 y arrastra consigo no pocos escándalos, para variar. De entrada, el cambio de cantante, cuando a Vince Neil le abrieron la puerta para que se retire. Por consiguiente, la sonido cambió, y las mod…

FISHBONE – SWIM (GIVE A MONKEY A BRAIN… AND HE'LL SWEAR HE’S THE CENTER OF THE UNIVERSE – 1993)

Imagen
Alguna vez Fishbone fue una banda que hizo ska, reggae, funk, soul, punk. Estos mismos muchachos son los que una vez hicieron un disco de música alternativa. Lo único constante son, al igual de su color de piel, las raíces negras de su música. Pero hoy resulta raro encontrar bandas cuyos integrantes sean negros. La excepción podemos encontrarla en el rap o hip hop, pero pasados los años 2000 el rock dejó de ser cosa de negros...
Ellos iniciaron su vida artística a mediados de los 80. Una variedad de influencias son las que inundan sus canciones, soul, funk, blues, R&B, ska, reggae, punk… Pero para este agregaron otros sonidos a los mencionados. Algo de dark, heavy, machaques grunge, todo matizado en un disco que dura poco más de una hora. Desde la inicial Swim, nos muestran de que va la cosa o la que le sigue Servitude. La tercera genera un poco más de ambiente con los teclados, Black flowers, nos muestra a una banda diferente de lo que conocíamos hasta ese entonces. End the reign e…

KING'S X – DOGMAN (DOGMAN – 1994)

Imagen
Resulta extraño que una banda con la música que hace King's X no haya conseguido masividad. Que a pesar de haber iniciado su carrera a comienzos de los años 80, permanecieron en el ostracismo. Similar a Rush o Primus, por citar dos ejemplos, que se mantuvieron como una banda para cierta clase de oyentes, o lo que se dice de culto. Claro que en el caso de Rush ese público no paro de crecer. Pero no por la música que desarrollaban sino porque la vida, y en este caso la música, es así. Porque “Dogman”, quinto disco de la banda, editado en 1994 tiene la indiscutible producción de Brendan O'brien (Pearl Jam, Stone Temple Pilots, y Jackyll, entre otros) y ayudó a conseguir un sonido acorde a los tiempos. Pero tampoco el cambio se radicalizo como para desconocer a la banda, fue sí, algo notorio. Permanecen las melodías, las influencias, las voces, solo se agregaron otros condimentos. Condimentos, y no ya, elementos. Canciones como Dogman, Black the sky, Don’t care las podemos considera…

QUEENSRYCHE – SIGN OF THE TIMES (HEAR IN THE NOW FRONTIER – 1997)

Imagen
Queensrÿche supo ser de esas bandas baluartes dentro del incipiente heavy metal a inicios de los 80. La voz prodigiosa de Geoff Tate combinados con el virtuosismo de Chris DeGarmo en la guitarra, se conjugaban a una banda a la altura de estos talentos y generaban una música original y atrayente. Todo podía confluir en una música con inquietudes operísticas, por describirlo de alguna forma. Una música machacante con influencias de un estilo lirico generaban un coctel interesante. Claro que dentro de toda banda con inquietudes existe un componente vital y movilizante denominado evolución. Y Queensrÿche lo tiene, o como mínimo lo tuvo en algún momento pero lo perdió. O se diseminó en canciones que dejaron de sonar con ese atractivo espontaneo que simplemente sucedía y enganchaba. “Hear in the now frontier” es uno de esos pasos, quizá el primero en el que el público masivamente decidió hacérselo saber a la banda. También es el último disco que Chris DeGarmo es parte integrante de la formaci…

R.E.M. – WHAT'S THE FRECUENCY, KENNETH? (MONSTER – 1994)

Imagen
En realidad, y sin decirlo de paso, R.E.M. (No deben de quedar muchas personas que no sepan lo de Rapid Eyes Moving) siempre fueron alternativos. De los primeros quizá, junto a Sonic Youth y 10000 maniacs. La música que los albergaba los hacía, de alguna manera, de consumo exclusivo entre cierta elite. Entonces apareció en escena The one i love, queformaba parte de esos himnos Indies (o “college rock”), era uno de sus más preciados tesoros. Sin embargo y sin apartarse del camino fueron encontrando un lugar que los muestre al mundo por sobre la elite que los cobijaba, pero también los recluía. Hasta que llegaron a “Out of time” que contiene el superhit Losing my religion. Y con una canción así lo menos que puede suceder es que te conviertas en una mega estrella. Lejisimo del indie. El tiempo, las vueltas de la vida y algunas decisiones hicieron que aparezca “Monster", quizá como una extrañeza. Un nuevo hit, What’s the frecuency, Kenneth? que abre el disco, pero también la siguient…

EXTREME – TELL ME SOMETHING I DON'T KNOW (WAITING FOR THE PUNCHLINE – 1995)

Imagen
Extreme tuvo que esperar a lograr un disco como “Waiting for the punchline”, torcer algunos ideales y seguir adelante. Porque, al igual que otras bandas que deambulaban por los 90, no tuvo más remedio que aceptar que la música era otra. La cuestión con Extreme es que son un desprendimiento de finales de los 80. Y eso de sonar alternativo no les sentó de forma natural. Así y todo no estamos hablando de un disco malo. El problema, quizá, sean los ganchos o dicho en idioma más coloquial, lo que recordemos de las canciones. Pocos buenos ganchos... Una de las que nos hace acordar al viejo y no tan extinto Extreme es Hip-today que, no por nada, es el permitido que podemos saltarnos. Exceso de gancho dan ganas de cantarla hasta que la garganta reviente. En fin, una canción hecha para entrar a los rankings, pero claro lo que la rodea no es el disco adecuado para eso. En definitiva una canción pegajosa más que pegadiza… O Leave me alone esa gran balada que nos deja tan mal parados. La diferencia…

FIGHT – LITTLE CRAZY (WAR OF WORDS – 1993)

Imagen
Rob Halford logró desprenderse de la teta de Judas Priest sin mucho problema. Claro que la venganza fue terrible y entonces llovieron noticias acerca de su vida sexual que poco y nada tenían que ver con la música. La cuestión es que Judas Priest estaba en uno de sus puntos máximos con un “Painkiller” aclamado por crítica y público. Todos sabemos lo que es ese disco. En fin, una linda tertulia se armó por semejante atropello elucubrado por el bueno de Rob, el malo de película en realidad. La cuestión es que Fight es un grupo mucho más moderno de lo que era Judas. Otras afinaciones, los gritos de Rob en otros tonos, y claramente el tipo de canciones. Hoy en día “War of words” es todo un clásico, aunque eso no caiga bien… Desde el arranque con Into the pit, Nailed to the gun, y Life in black. Son tres claros ejemplos del mazazo que representa el disco completo. Y continuamos con Immortal sin, War of words, Laid to rest, y está claro que no es la banda más original del planeta. Pero tampoc…